viernes, 7 de diciembre de 2012

Martín y Su gorrín

Pesada y repetitiva soy un rato largo, pero es que...hay ocasiones que ¡lo merecen!
 
 
Os presento no a Martín, si no al gorrín.
Martín suele aparecer cuando menos se le espera.
 
 
Desde bien pequeñita, toda la vida que yo recuerde. Mi padre me ha intentado inculcar el ser buena persona, responsable, trabajadora-luchadora, noble y honesta. A dar a los demás sin esperar nada  a cambio. A ser agradecida, en especial con las personas que están ahí cuando los necesitas, cuando obviamente no es tu mejor momento.
Pero lo que sobre todo me recalcó muy, muy, mucho:
 
 " Con la verdad por delante se llega  a todas partes".

 
Es duro y complejo cumplir con todo ello teniendo en cuenta cómo es la sociedad, y mucho más cuando en mitad de tu camino aparecen, llamemoslo..."personajes", que están deseando verte mal.
O tan solo necesitan de alguien que les sirva de "cabeza de turco" para ellos estar más tarquilos y /o salir del paso.
Lástima que haya personas que para estar felices necesiten hacer daño a otros, con lo bien que se siente uno cuando está haciéndo algo bueno y positivo pos los demás.
 
Al no defenderte ante los ataques, o unirte a ellos, tienden a pensar que es cobardía. Cuando en realidad es mucho más sencillo: No hay mejor desprecio que no hacer aprecio...
Pero ya no solo por esto, si no porque no has de defenderte de nada, porque nada has hecho.
 
 
Pueden hacerte daño, cierto es. Y más cuando ves que gente en la que confiabas te da la espalda, pero aquí es cuando hay que abrir los ojitos. Si alguien prefiere escuchar a otro alguien o simplemente, no escucha pero prefiere creer lo que otros cuentan, sin pararse si quiera a contrastar, sin contrastar...
Hablando en plata: ...gente que va donde más calienta el Sol...



¿¿¿Rodearse de gente así...??? , para el que tenga duda, NO!
 
El que la hace la repite, persona sin criterio alguno. A falta de personalidad propia que se deja llevar por la marea.
Todos nos equivocamos, y es de sabios rectificar y aprender de los errores.
Los hay que lo hacen de corazón y se palpa cuando el arrepentiemiento es verdadero, a esos a pesar de no merecerlo se les puede dar una pequeña oportunidad, eso si, no seamos tontos. Siempre con pies de plomo y  de poquitos en poquitos...
A los otros, lo más lejos posible. Soy de las personas que les cuesta mucho desprenderse de las cosas y mucho más de las personas, soy de las que son capaces de mantener amistad a pesar de estar durante años sin verse y de ayudar con Km de por medio (o eso intento ;) ).
Pero una cosa es ser bueno, y otra ser tonto. Durante muchos años fui más lo segundo que lo primero, pero de todo se aprende.
Suelen decir que "Si me haces daño una vez, es culpa tuya… Si son dos veces, la es culpa mía"
En lenguaje DQ, cuando te la hacen una vez, la culpa es del otro...
Te la hacen dos la culpa puede ser del otro..., tu le diste la 2ª oportunidad de rigor...
Pero la 3ª....amigo, eres tonto!!!!!!!
Si, si. Tonto tú que ya sabes de qué pie cojea!!!


 
El mundo da vueltas y la vida con él.
 
Ahí dentro estamos, vamos en el lote. La Tierra gira y gira y nosotros con ella.
Da tantas vueltas que nos mareamos, el problema es que no se trata de una montaña rusa de la podamos elegir subir o no. Desde el momento en que venimos al mundo es un "don´t stop".
Para mi, una de las mejores sensaciones es cuando ves que las cosas se ponen en su sitio, muchas veces tardan pero es porque han estado esperando el momento más oportuno.
 
 
 
Nunca me alegraré de la desgracia ajena, pero si de que aunque tarde,
 las personas se den cuenta de que han cometido errores.
La satisfacción de ir con la cabeza bien alta, cada vez más
y de poder dar con un canto en los dientes a los que te querían mal.
 
 
 


1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar